Ley segunda oportunidad

¿Qué es la ley de segunda oportunidad?

Si te encuentras, o tienes sospechas de que puedas encontrarte en el futuro, en una situación de endeudamiento difícil de afrontar, es posible que te hayas preguntado que es la ley de segunda oportunidad. Esta ley, que se publicó en el Boletín Oficial del Estado el 29 de julio de 2015 y entró en vigor el 30 de julio del mismo año, nació con el fin de dar salida al endeudamiento, sin poner al adeudado en una situación de quiebra insoslayable.

¿En qué supuestos se aplica?

La ley de la segunda oportunidad se aplica a particulares y autónomos o trabajadores por cuenta propia que hayan adquirido una cantidad de deuda que no pueden asumir.

La aplicación de la ley requiere el cumplimiento de una serie de condiciones que deben ser cumplidas por el deudor.

En primer lugar, deberás negociar con tus acreedores una solución para resolver tus obligaciones de forma extrajudicial. Este acuerdo será tutelado por un juez y contemplará la liquidación de los bienes o un calendario para cubrir la deuda. Este calendario no deberá exceder el plazo de 10 años e irá acompañado de un plan para poder cumplirlo satisfactoriamente.

Los bienes a liquidar no deberán ser necesarios para que puedas desarrollar tu actividad profesional con normalidad.

Por otro lado, deberás demostrar que eres deudor de buena fe. Esto significa que no estarás en situación de deuda expresamente y que habrás intentado cubrir la misma. Además, no deberás haber sido condenado durante los 10 años anteriores por delitos financieros o de falsedad documental.

Cómo funciona y qué se puede conseguir de su aplicación

Lejos de la impresión que pueda ofrecerte, esta ley no consiste en la condonación de las deudas contraídas de manera incondicional, sino más bien en la aplicación de una serie de condiciones que permiten hacer frente a las obligaciones reduciendo las presiones. Sí contempla, de todos modos, la dispensa del pago de las obligaciones en el caso de que se demuestre que no puedes hacerles frente.

Gracias a esta ley, las personas físicas pueden hacer frente a sus obligaciones financieras, dentro de sus posibilidades y sin comprometer su patrimonio presente y futuro.

La aplicación de la ley supone un respiro para quienes están endeudados, puesto que esta proporciona un marco razonable para poder satisfacer la liquidación del adeudo, con un plan que te permite salir adelante sin poner en riesgo la posibilidad de poder continuar con tu actividad profesional.

Aunque ya conozcas mejor lo que es la ley de segunda oportunidad, conviene recordarte la necesidad de contratar a un abogado para recibir un correcto asesoramiento, pues será el profesional quien se asegure de que se cumplen todos los trámites y condiciones de la manera correcta.

Sin comentarios

Añadir un comentario